La seguridad empeora en Venezuela y Costa Rica; mejora en Brasil y Panamá

Miami, Estados Unidos, 30 de marzo, 2011

La seguridad en Venezuela ha empeorado, mientras la de Brasil ha mejorado, según el quinto Índice de Seguridad Latina del Latin Business Chronicle, desarrollado por la consultoría FTI Consulting.

El índice mide la inseguridad para ejecutivos de empresas multinacionales en 19 países en América Latina en base de encuestas entre las empresas clientes de FTI y cifras de entidades de seguridad pública, policía local, gobiernos, entidades no gubernamentales e instituciones que investigan crímenes.

Venezuela ha tenido un aumento en narcotrafico, secuestros y crimen organizado, dice Frank Holder, director general senior de FTI. “Desastres naturales, corrupción continua y inestabilidad judicial, inflación galopante y problemas con la provición de comida sigue ayudando a crear un auge en crimen,” dice.

Según estimaciones de expertos, Venezuela probablemente sufre de unos 8.000 secuestros al año. Eso es el triple de los 2.600 secuestros que sufrio Colombia en su peor momento, dice Luis Cedeño de la organización no-gubernamental Paz Activa, que sigue de cerca la situación de inseguridad en Venezuela. Mientras los secuestrados tradicionalmente fueron ganaderos en zonas rurales, hoy en día todos los venezolanos corren el riesgo de ser secuestrados, dice.

Detrás del aumento hay varios factores, entre ellos el hecho que muchos integrantes de la narcoguerrilla colombiana FARC tuvieron que huir de Colombia como resultado de la política de seguridad del expresidente Alvaro Uribe y hoy en día operan con aparente impunidad en Venezuela, según Cedeño.

Por otro lado, la taza de homicidos también es alta. Según el propio ministro de interior y justicia Tarek al Aissami, la taza es de 48 homicidos por 100.000 habitantes, lo que es la más alta de Suramérica. En la capital Caracas, es aún peor – 122 por cada 100.000 habitantes en 2009, revela cifras de Paz Activa.

Cedeño no espera que la situación mejora mientras sigue la falta de atención al problema y un cuerpo de policía con pocos recursos. Otros expertos también destacan la corrupción y politización en la policía como obstáculos para bajar el crimen.

Por cuarto año consecutivo Costa Rica se mantiene como el país más seguro de América Latina para ejecutivos de multinacionales a pesar de que ha habido un aumento en homicidios y en crimen en general, dice Holder. Detrás de Costa Rica, sigue Chile y Uruguay como los países más seguros.

Holder destaca que Panamá, que figura como el cuarto-más seguro en el índice, es el país que más progreso tuvo en mejorar su seguridad. “Panamá anotó un mejoramiento notable en su taza de crimen en 2010, haciendo marcha atrás en la tendencia hasta 2009,” dice. En gran medida, el exito se debe a la implementación de la tecnología Pele Police que facilita la policía acesar a información via unidades móviles y ha resultado en más de 8.000 detenciónes de fugitivos desde su implementación.

La seguridad en Brasil ha mejorado, pero sigue siendo un reto, dice Holder. Destaca la acción de la policía de tomar control de las favelas en Rio de Janeiro como un logro importante, pero dice que Brasil necesita hacer más progreso antes de la Copa Mundial en 2014 y los Juegos Olimpicos en 2016, cuando se espera un aumento significativo de turistas.

La situación en México sigue estable, aunque el país ahora figura como el sexto-más peligroso en el índice debido a que Guatemala empeoró su situación.

Mientras tanto, Haití sigue como el más peligroso país en América Latina para ejecutivos de negocios, según el Índice de Seguridad Latina del Latin Business Chronicle.

Etiquetas:

Comentar esta noticia

*