Cuba: Iglesia Católica respalda las reformas de Raúl Castro

7577G_Castro_obispos_cuba

Diálogo del presidente Raúl Castro con monseñor Ortega en mayo de 2010.

AFP Infolatam
La Habana, 21 febrero 2011

Las claves

  • El creciente protagonismo de la Iglesia en Cuba marca una nueva etapa tras cuatro décadas de relaciones de altibajos.
  • Las reformas, que el Gobierno estima urgentes para hacer eficiente el modelo socialista, incluyen el cierre de 500.000 empleos estatales, una apertura al trabajo privado y a la inversión extranjera.

La Iglesia Católica de Cuba, mediadora en un proceso de liberación de presos políticos, asume también responsabilidad en “la buena marcha” de las reformas de Raúl Castro, dijo el cardenal Jaime Ortega, en momentos en que el Gobierno busca el consenso popular para su aplicación.

Ortega, líder de la Iglesia Católica cubana, reafirmó el respaldo a las reformas en una conferencia dictada la noche del domingo en la apertura del Seminario Internacional del Programa Dialogo con Cuba, que sesionará de este lunes al miércoles.

“Estos nos implica a todos y la buena marcha de estas transformaciones no depende solamente de las autoridades (…) sino en la compresión adecuada por parte del pueblo de las medidas y de nuestra capacidad crítica para expresar claramente nuestras divergencias o señalar cuanto nos parezca debe ser modificado”, afirmó.

Las medidas, que debe ratificar el VI Congreso del Partido Comunista (PCC, único) en abril, son discutidas por los cubanos en asambleas de centros laborales y en los barrios, en un proceso que inició el 1 diciembre y que concluirá dentro de una semana.

“La Iglesia tiene también una alta responsabilidad en estos esfuerzos, incluyendo la oración por la buena marcha de este proceso y el acompañamiento al pueblo durante el mismo”, afirmó el cardenal en su conferencia, a la cual tuvo acceso la AFP.

Las reformas, que el Gobierno estima urgentes para hacer eficiente el modelo socialista, incluyen el cierre de 500.000 empleos estatales, una apertura al trabajo privado y a la inversión extranjera, así como el cese del paternalismo estatal y una eliminación de subsidios que genera inquietud en la población.

El creciente protagonismo de la Iglesia en Cuba marca una nueva etapa tras cuatro décadas de relaciones de altibajos, con épocas de enfrentamiento y otras de tolerancia, para empezar desde la vista del Papa Juan Pablo II en 1998 un gradual acercamiento.

El clímax fue un diálogo del presidente Raúl Castro con Ortega en mayo de 2010, que puso en marcha en julio la liberación de 52 opositores que quedaban en prisión de 75 condenados en 2003, de los cuales 40 viajaron a España, pero 12 rechazaron emigrar a ese país -seis ya excarcelados y están en Cuba y el resto aún presos.

“Existe la promesa clara y formal del gobierno cubano de que todos esos prisioneros serán puestos en libertad (…) Es un compromiso personal que tengo ante la opinión pública nacional e internacional”, subrayó.

“Tengo además la certeza moral de que próximamente serán puestos en libertad tanto esos prisioneros, como otros de un grupo mayor de reclusos sancionados por algún tipo de hecho relacionado con posturas o acciones políticas”, dijo Ortega.

Otros 30 presos por acciones contra la seguridad del Estado, como robo de lanchas para emigrar ilegalmente a Estados Unidos o sabotaje, fueron excarcelados tras aceptar partir a Madrid.

Ortega destacó un aumento de la devoción religiosa y las publicaciones eclesiales en Cuba y de las peregrinaciones públicas como la que se realiza, con gran acogida popular, la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, que inició un recorrido en agosto pasado de año y medio por la isla.

“Constituye un modo muy positivo de afianzar la libertad religiosa, que se ha visto ampliada progresivamente en estos últimos años en nuestro país”, apuntó.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil