Biografía de Carlos Andrés Pérez

Infolatam/Tal Cual
Caracas, 25 diciembre 2010

Las claves

  • Durante su primer mandato, el país fue conocido con el apodo de "Venezuela Saudita" debido al flujo de petrodolares de los ingresos por la exportación del petróleo de Venezuela.

Carlos Andrés Pérez fue uno de los protagonistas de la historia contemporánea venezolana, a razón no sólo de ser presidente durante el periodo democrático de la nación, sino también por sus aportes, buenos y malos, a la configuración de la Venezuela de hoy.

Oriundo de Rubio, estado Táchira, donde nació el 27 de octubre de 1922, Carlos Andrés Pérez se inició en la política a los 18 años cuando se unió al Partido Democrático Nacional (PDN), que posteriormente se convertiría en Acción Democrática.

Para cuando ocurre la llamada Revolución de 1945, Pérez a los 23 años, ingresa de lleno a la política y ocupa el cargo de secretario del presidente Rómulo Betancourt. De inmediato se da a conocer como un valioso dirigente del partido, y tras la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, Pérez pasó a la lucha clandestina, apresado y luego expulsado del país.

Una vez derrocada la dictadura perezjimenista en 1958, Pérez regresa al país y se dedica en el Táchira a la reorganización de AD, logrando ganar la diputación al Congreso Nacional. A partir de allí se desempeñaría en cuatro oportunidades como diputado.

Más tarde (1964-1968), fue jefe de la fracción parlamentaria de Acción Democrática, Ministro del Interior y miembro de su Comité Ejecutivo Nacional desde 1968. Candidato por Acción Democrática a las elecciones de diciembre de 1973, resultó electo presidente de la República para el período 1974-1979.

Durante su primer mandato, el país fue conocido con el apodo de “Venezuela Saudita” debido al flujo de petrodolares de los ingresos por la exportación del petróleo de Venezuela.

Su segundo mandato, a diferencia del anterior, estuvo marcado por escándalos de corrupción que culminarían con su separación del cargo, ante la declaración de procedencia de antejuicio de méritos por parte de la Corte Suprema de Justicia acusado malversación de fondos públicos y fraude a la nación,1 y la crisis social manifiesta en el llamado Caracazo.

Tanto los escándalos de corrupción como el Caracazo fueron utilizados como argumento por Hugo Chávez para su intento de golpe de Estado el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, respectivamente.

Al ser separado de sus funciones por el Congreso Nacional el 21 de mayo de 1932 por el delito de malversación de fondos públicos, se convirtió en el único presidente en ejercicio en la historia en ser destituido por una acción judicial.

Condenado por la justicia, recuperó su libertad en 1999, resultando electo como congresista en el Congreso bicameral, disuelto por la Asamblea Nacional Constituyente que redactó la Constitución venezolana de 1999. Autoexiliado en República Dominicana y en los Estados Unidos, fue acusado de diversos delitos económicos.

En 1975 nacionaliza la industria del hierro y al año siguiente, la industria del Petróleo. Al fin de su mandato pudo afirmar la absoluta normalidad registrada en el orden militar durante todo el ejercicio de su quinquenio.

En virtud de su preocupación en la protección a la naturaleza y en pro de la recuperación ecológica, recibió en 1975 el reconocimiento mundial del Premio «Earth Care», otorgado por primera vez a un jefe de Estado de América Latina. En 1976 se convirtió en el vicepresidente de la Internacional Socialista.

El 16 de febrero de 1989 anunció la adopción de un plan de ajuste macroeconómico, auspiciado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que incluía, entre otras medidas, un aumento de los precios de la gasolina que produjo un incremento en los precios del transporte público.

En un contexto de aguda crisis financiera y económica, esto desencadenó los graves disturbios y saqueos que sacudieron a Caracas, Guarenas, La Guaira, Valencia y otras ciudades los días 27 y 28 de febrero, conocidos como “el Caracazo”.

La dura represión que siguió y la degradación de la situación económica fomentaron un clima de descontento y rechazo hacia el gobierno, que degeneró, en febrero y noviembre de 1992, en sendos intentos de golpe de Estado organizados por sectores de las Fuerzas Armadas.

Los levantamientos militares fueron reprimidos y controlados, pero en 1993 el presidente se enfrentó a un procesamiento judicial, impulsado por la Fiscalía General de la República y refrendado por la Corte Suprema de Justicia, que condujo a su destitución el 20 de mayo.

Recluido en el retén judicial de El Junquito y en su residencia, fue condenado el 30 de mayo de 1996 a veintiocho meses de prisión domiciliaria por malversación agravada de fondos públicos de 250 millones de bolívares de una partida secreta de cuyo manejo era responsable.

En 1999, Pérez una vez en libertad, creó un nuevo partido: Movimiento de Apertura y Participación Nacional, conformado por independientes y disidentes de AD, pero con el objeto de conseguir un escaño de Senador y tal vez blindarse mediante la inmunidad parlamentaria de las nuevas acusaciones de corrupción que habían aparecido (existencia de cuentas secretas en Estados Unidos).

El 20 de diciembre de 2001, un juzgado de primera instancia de Caracas ordenó que Pérez, entonces en la República Dominicana, fuera detenido en su domicilio con carácter preventivo en relación con los fondos públicos desviados a las cuentas secretas. El 3 de abril la Cancillería del Gobierno de Venezuela cursó la petición oficial de extradición del ex presidente a la República Dominicana. Nunca se llevó a cabo dicha extradición. Hasta su muerte residió exiliado en la ciudad de Miami, (Estados Unidos).

Carlos Andrés Pérez falleció a causa de un infarto, el 25 de diciembre de 2010, a la edad de 88 años, en el Mercy Hospital de la ciudad de Miami.

Con información recogida del artículo publicado en Tal Cual

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil