Chile: la sobrepoblación de las cárceles chilenas alcanza el 55 por ciento

Infolatam/Efe
Santiago de Chile, 9 de diciembre de 2010

Las claves

  • "La situación de hacinamiento es definitivamente inhumana y absolutamente lamentable", dijo el presidente Piñera durante la presentación del informe.
  • En la cárcel de San Miguel, había 1.961 prisioneros cuando estalló el incendio, aunque las instalaciones eran para 1.100 reclusos.
  • El ministro de Justicia, Felipe Bulnes, que también estuvo en la presentación del informe, ha presentado un plan de once medidas para mejorar la calidad de vida de los presos.

La sobrepoblación en las cárceles chilenas alcanza el 55 por ciento y 23 de los 101 centros penitenciarios del país acogen al doble de reclusos para los que fueron construidos, según el informe Situación de los Derechos Humanos en Chile 2010, presentado en Santiago.

El estudio, que fue elaborado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos y entregado este jueves al presidente chileno Sebastián Piñera, revela que existen 56.000 personas privadas de la libertad en un país cuyas unidades penales sólo tienen capacidad para albergar a 31.000 presos.

Estas circunstancias explican que en la cárcel San Miguel, en la que este miércoles hubo un incendio que se cobró la vida de 81 reclusos, exista un hacinamiento del 70 por ciento.

Precisamente, la familia de uno de los 81 reclusos que fallecieron en esta cárcel presentó este jueves la primera querella contra el Estado por la tragedia, mientras avanzan lentamente las labores de identificación de los cadáveres.

La mayor tragedia carcelaria ocurrida en Chile avivó el debate en torno a la mala situación de las prisiones, que en muchos casos albergan a más presos de los que permite su capacidad.

Piñera aseguró durante la entrega del informe “Situación de los Derechos Humanos en Chile 2010″ que “la situación de hacinamiento es definitivamente inhumana y absolutamente lamentable”.

En la cárcel de San Miguel, había 1.961 prisioneros cuando estalló el incendio, aunque las instalaciones eran para 1.100 reclusos.

La Iglesia católica insistió en la idea de indultar a algunos presos para solucionar el problema de la superpoblación carcelaria, como propuso meses atrás, con motivo del bicentenario de la independencia chilena. El Gobierno, sin embargo, rechazó esa posibilidad y consideró que no es la solución la hacinamiento en las cárceles.

Según el informe, Chile es el segundo país de la región con más población carcelaria por habitantes después de Estados Unidos y el hacinamiento en algunos centros penitenciarios alcanza el 300 por ciento.

Piñera explicó que su gobierno actúa en tres frentes para mejorar la calidad de vida de los reos en las cárceles y que invertirá 460 millones de dólares en la construcción de nuevos centros carcelarios con los que se aumentará en 235.000 metros cuadrados la superficie del sistema penitenciario y se crearán 2.000 nuevas plazas.

Piñera además indicó que se está trabajando en una reforma penal que promueva penas sancionadoras alternativas a la prisión y recordó que el ministro de Justicia, Felipe Bulnes, que también estuvo en la presentación del informe, ha presentado un plan de once medidas para mejorar la calidad de vida de los presos.

El plan buscará mejorar las dietas de los reos, reparar los baños, comprar nuevas literas y colchones no inflamables y disminuir las horas de encierro, entre otras medidas.

“Los derechos humanos no son sólo para los buenos y dignos, también sirven para aquellos que han trasgredido las normas”, apuntó, por su parte, la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fríes.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil