Piñera: después de la exitosa gira europea, la realidad

Infolatam
Madrid, 25 de octubre de 2010
Por Patricio Navia

Resultaba difícil pensar en un mejor momento para que el Presidente Sebastián Piñera iniciara su primera gira a Europa. Siete meses después de entrar a La Moneda como el primer presidente derechista en Chile desde Pinochet, Piñera llegó a Europa precedido por la mundialmente celebrada noticia del rescate de 33 mineros atrapados por 69 días a 700 metros bajo tierra. Ya que el gobierno se hizo cargo de la operación—y el propio Piñera apostó una buena parte de su capital político a que los mineros serían rescatados con vida—el milagroso hallazgo de los mineros (retratado para la posteridad en el mensaje de “estamos bien los 33 en el refugio” que el Presidente lleva consigo desde ese día, y exhibe con entusiasmo) y el exitoso rescate que capturó las audiencias de todo el mundo hicieron que el presidente chileno se convirtiera en una celebridad mundial.

Aunque siempre es bueno recibir buena publicidad, el Presidente Piñera necesitaba este impulso de buena prensa más que sus predecesores. Inevitablemente, su gira por Europa iba a estar marcada por las comparaciones con la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que gobernó con el apoyo explícito de los partidos de derecha. Si bien Piñera se opuso a la dictadura y apoyó la recuperación de la democracia en 1988, muchos de sus aliados políticos estuvieron con Pinochet y lo defendieron cuando fue detenido en Londres en 1998. Cuando nombró su gabinete, Piñera se aseguró de no incluir figuras que hayan tenido puestos clave en la dictadura militar. Pero eso no logró eliminar las sospechas sobre un pinochetismo oculto en su gobierno. Después de todo, la centroizquierdista Concertación se había beneficiado por 20 años al reclamar una superioridad moral sobre la derecha por haberse opuesto a la dictadura. Para la Concertación, asociar a la derecha a Pinochet ha sido una estrategia muy fructífera electoralmente y ante la opinión pública internacional. Por eso, Piñera necesitaba dejar en claro en su gira a Europa que Pinochet no solo está muerto sino que además su legado es parte del doloroso pasado de Chile.

El Presidente Piñera llegó al poder con una plataforma moderada que prometía mantener el mismo modelo que permitió a la Concertación gobernar con éxito por 20 años, generando crecimiento sostenido y reduciendo la pobreza de un 40% a un 15%. Piñera prometió cambiar algunos énfasis y darle un sentido de renovada urgencia al crecimiento económico, manteniendo las reformas en pro de protección social que fueron prioridad de la Concertación. El lema de campaña de Piñera bien pudo haber sido “la misma hoja de ruta que la Concertación, pero un poco más rápido y con piloto y tripulación nueva.” El énfasis de Piñera en mejorar la gestión parecía un concepto algo aburrido y poco poético. Después de todo, su predecesora había sido la primera mujer presidenta de Chile, un hecho que de por sí solo le aseguraba un lugar en la historia.

Pero el rescate de los mineros permitió a Piñera darle un relato heroico y cautivador a su mensaje de que en la eficiencia y la buena gestión radica buena parte del éxito de un gobierno. Cuando los 33 mineros fueron rescatados, la alegría y satisfacción de Piñera eran evidentes, pero el presidente chileno también sonreía porque sabía que tendría un relato atractivo para impulsar sus planificadas reformas durante los siguientes tres años de gobierno.

Pero si para dentro de Chile el rescate significó dotar de poesía al mensaje de la eficiencia y la buena gestión, para el mundo Piñera supo usar el rescate para demostrar que Chile, y en particular la derecha, había dejado atrás el pasado de Pinochet. Si el ex dictador lideró un gobierno que, pese a tener luces, se ganó un lugar en la historia de la infamia al matar a opositores y ocultar para siempre sus cuerpos, el nuevo gobierno de derecha precedía su presentación en sociedad en Europa demostrando que era capaz de rescatar desde el infierno a 33 mineros—tradicionalmente asociados a posiciones de izquierda en la cultura popular. Imposible pensar en un mejor contraste para demostrar que la derecha chilena cambió para siempre y que Piñera puede entrar por la puerta ancha de los presidentes democráticos y modernizadores.

Naturalmente, el éxito de su gobierno dependerá de lo que haga en los próximos años. Después de todo, Piñera lleva sólo 7 meses de gobierno—y para peor, asumió el poder días después de un devastador terremoto. Hasta ahora, ha tenido más éxitos que fracasos, pero su cuatrienio recién está comenzando. El rescate de los mineros le ha dotado de un mensaje poderoso para empujar su agenda doméstica. En el exterior, al rescatar a esos 33 hombres desde el fondo de la mina, Piñera ha podido también enterrar definitivamente el fantasma de Pinochet que perseguía a la derecha chilena.

Más que ninguna otra cosa, la gira a Europa demostró que Piñera goza de una incuestionable legitimidad democrática. Más aún, se ha hecho acreedor de la admiración y el respeto por la impecable operación de salvataje que dirigió su gobierno. Nada mal para un presidente que hasta hace unos meses todavía tenía que dar explicaciones a la prensa internacional sobre las credenciales democráticas de la derecha chilena.

5 comentarios a “Piñera: después de la exitosa gira europea, la realidad”

  1. Esteban dijo:

    Cornetero

  2. Tweets that mention Después de la exitosa gira europea, la realidad | Infolatam -- Topsy.com dijo:

    […] This post was mentioned on Twitter by Pao Ugaz, natho47, CSP, patricio reyes, Andrea Ubal and others. Andrea Ubal said: RT @patricionavia: Después de la exitosa gira europea, la realidad http://bit.ly/bqyPRP Mi columna en Infolatam./ la gira de los chascarros? […]

  3. ruben dijo:

    Muy acertado comentario, creo que en tus palabras definen muy claramente la posicion en que se encuentra el Presidente de Chile y nuestro sistema democratico en el ambito internacional.

  4. eric dijo:

    Esteban, eres el reflejo de la izquierda rancia que no permite avanzar con sus historias del pasado. Bien Presidente!

  5. Anton Aramyo dijo:

    Una lata leer tantos parrafos de pura opinion sin el analisis esperado en INFOLATAM. Fue como leer varias cartas al director de El Mercurio.

Comentar esta noticia

*