Empeora la desigualdad obstinada de Chile

Infolatam
Santiago, 27 de julio de 2010
Por Patricio Navia

Después que hace dos semanas los resultados de la encuesta nacional de pobreza CASEN de 2009 mostraran el primer deterioro en 20 años de democracia, los datos de desigualdad de la misma encuesta entregados esta semana confirman que el milagro del desarrollo económico y la estabilidad democrática de Chile tiene una amenaza estructural, la desigualdad.

Si bien Chile fue exitoso en reducir la pobreza de casi un 40% en 1990 a un 13,7% en 2006, la crisis económica de 2009 y el crecimiento más lento que ha experimentado la economía en los últimos años contribuyeron a que la pobreza aumentara por primera vez desde el retorno de la democracia.

En 2009, un 15,1% de los chilenos vivía en situación de pobreza. Casi uno de cada cuatro niños en Chile vive en la pobreza.

Precisamente porque este aumento de la pobreza se produjo durante el gobierno concertacionista de la presidenta Michelle Bachelet, una militante del Partido Socialista que hizo de la red de protección social el centro de su legado, la revelación sobre el persistente tema de la pobreza generó una seguidilla de acusaciones y descargos entre los partidos de la ahora opositora centro-izquierdista Concertación y de la coalición centro-derechista Alianza, que llegó al gobierno en marzo de 2010. Para empeorar las cosas, los expertos anticipan que el terremoto del 27 de febrero probablemente aumentó la pobreza aún más de lo que ya indicó la medición de 2009.

Pero como si a Chile le lloviera sobre mojado, los datos sobre desigualdad que se entregaron el día lunes 26 de julio empeoran la percepción sobre la justicia social en Chile. Aunque los técnicos anticipaban que el aumento en la pobreza presagiaba un aumento en la desigualdad, la revelación de que Chile sigue siendo tan desigual como en 1990 profundizó aún más el debate sobre el legado de la centro-izquierdista Concertación que, después de gobernar Chile por los últimos 20 años, cayó derrotada en las elecciones de enero de 2010 por el empresario centro-derechista Sebastián Piñera.

El hecho que el índice de desigualdad Gini llegara a 0.55—un aumento leve respecto al 0.54 observado en 2006 y levemente inferior al 0.57 que existía en 1990—mantiene a Chile como uno de los países más desiguales de América latina. Aparentemente, pese a promover una política económica social de mercado con énfasis en una red de protección social, el gobierno de Bachelet no pudo disminuir la alta desigualdad que heredó de las administraciones concertacionistas anteriores.

Naturalmente, estos datos han generado cuestionamientos al desempeño de la Concertación desde el gobierno, la opinión pública e incluso desde el interior de la propia coalición centro-izquierdista. Se supondría que un gobierno que profesa ser de izquierda debiera tener entre sus prioridades reducir la desigualdad. Es cierto que cuando hay crisis económica y desempleo, la desigualdad tiende a aumentar. Pero no parece suficiente escudarse en el argumento que de no haber existido el foco en protección social, tanto la pobreza como la desigualdad hubiera sido menor. Los datos de la encuesta CASEN constituyen un misil a la línea de flotación del discurso de justicia social y protección a los más pobres de la Concertación. Esos datos en especial dañan la imagen de la ex presidenta Bachelet, la más probable aspirante concertacionista a las elecciones de 2013.

Si bien el gobierno de Piñera no ha desaprovechado la oportunidad para cuestionar las políticas sociales de las pasadas autoridades concertacionistas, el debate sobre la persistente pobreza y la obstinada desigualdad en Chile pudiera terminar siendo un dolor de cabeza para el presidente Piñera. Durante la campaña, Piñera prometió poner énfasis en el crecimiento y en la generación de empleo. La revelación sobre la persistencia de la pobreza y el empeoramiento de la desigualdad son una buena noticia en el corto plazo para el gobierno, en tanto enlodan el legado de los gobiernos anteriores. Pero también subrayan el complejo desafío del primer gobierno de derecha en Chile en 50 años. Después de todo, el legado del Presidente Piñera y las posibilidades de que su coalición se mantengan en el poder más allá del fin de este cuatrienio dependen en buena medida de la capacidad del gobierno actual para generar un crecimiento económico sostenido que demuestre que la Alianza puede tener un mejor desempeño en la lucha contra la pobreza y la desigualdad que los gobiernos de la Concertación.

2 comentarios a “Empeora la desigualdad obstinada de Chile”

  1. javier dijo:

    me parece buen planteamiento .. pero a mi parecer la metodologia que se debe utilizar en este caso por el govierno derechista debe ser focalizado a la desigualdad ..y la a la extrema pobreza a la misma vez educar y capacitar a las personas tanto a los indigentes, pobres,.. como a los que no estan en tal tipo de escazes!

  2. pedro dijo:

    yo creo que si ubiese habido una buena base de prte de los gobiernos de la concertacion acerca de temas tan importnates como una politica sociales que vaya en combate de la desigualdad a esta altura estariamos preocupandonos de instalar nuevas plitas sociales para los nuevos pobres que necesitaran de nuevas herramientas y no de cosasa que pese a las crisis oviamente y la escazes que se ah dado.. no es motivo mayor para que el gobierno no sea un regulador fuerte y que resguarde la seguridad de la ciudadania … como no fue el caso de la concertacion

Comentar esta noticia

*