Obama y los líos de familia

ABC
Madrid, 4 de enero de 2008
Por Ramón Pérez-Maura

<p>”&iquest;Recuerdan el lema? &laquo;Change you can believe in&raquo;: cambio en el que puedes creer. Ha llegado la hora de concretar ese cambio y a consecuencia de los nombramientos en la nueva Administración de <strong>Barack Obama</strong>, tenemos un buen número de ejemplos muy concretos … Un <strong>Biden</strong> sucederá a otro en Delaware. Una <strong>Kennedy</strong> intenta sustituir a una<strong> Clinton</strong> en Nueva York y un gobernador corrupto impone a uno de los suyos en representación de Illinois. Éste es el cambio en el que pueden creer”. <strong>(</strong><a href=”http://www.abc.es/20090104/opinion-firmas/obama-lios-familia-20090104.html” target=”_blank” title=”Artículo ABC”><strong>ABC</strong></a><strong>. España)</strong></p>

"¿Recuerdan el lema? «Change you can believe in»: cambio en el que puedes creer. Ha llegado la hora de concretar ese cambio y a consecuencia de los nombramientos en la nueva Administración de Barack Obama, tenemos un buen número de ejemplos muy concretos. Para empezar su propio sustituto en el Senado. El responsable de designarlo, el gobernador de Illinois, está procesado por intentar vender el escaño al mejor postor.

Todavía en posesión de sus facultades, el martes pasado nombró a su amigo, el fiscal general de Illinois, Roland Burris, contra de la voluntad de su partido y sus compañeros del Senado. Mas tiene la competencia para hacerlo. Vayamos a Nueva York. Allí Caroline Kennedy quiere el escaño senatorial de que dejará vacante Hillary Clinton -a quien ella apuñaló en la campaña electoral, apoyando a Obama. Las muestras de inexperiencia política de Kennedy son la única esperanza que ésta tiene de demostrar que no es una mera continuista de su tío Edward, enfermo terminal. Quien sí puede serlo es un próximo senador por Delaware.

Allí deja el escaño Joe Biden quien pasa a ser Vicepresidente -y por ende, presidente del Senado. Biden logra dejar el puesto a su asistente, Ted Kaufman, para que lo caliente los dos años que le quedan de servicio en los marines a Beau Biden -sí, un hijo- quien después asumirá este negocio que es familiar desde hace 36 años. Exactamente lo que hizo John Kennedy cuando asumió la Presidencia y su escaño fue ocupado durante catorce meses por un fiel amigo, Benjamin A. Smith II.

Desde entonces -46 años ya- es propiedad de Ted Kennedy. Y no olvidemos Colorado, donde el próximo secretario del Interior, Ken Salazar, ha logrado que el gobernador Bill Ritter -uno de los suyos, sin matices- nombre para sustituirle en el Senado a… ¡su hermano! John Salazar será el nuevo senador. Así que, un Salazar sucede a otro en Colorado. Un Biden sucederá a otro en Delaware. Una Kennedy intenta sustituir a una Clinton en Nueva York y un gobernador corrupto impone a uno de los suyos en representación de Illinois. Éste es el cambio en el que pueden creer".

Artículo publicado en ABC (España)

Comentar esta noticia

Obama y los líos de familia

ABC
Madrid, 4 de enero de 2008
Por Daniel Yergin

“¿Recuerdan el lema? «Change you can believe in»: cambio en el que puedes creer. Ha llegado la hora de concretar ese cambio y a consecuencia de los nombramientos en la nueva Administración de Barack Obama, tenemos un buen número de ejemplos muy concretos … Un Biden sucederá a otro en Delaware. Una Kennedy intenta sustituir a una Clinton en Nueva York y un gobernador corrupto impone a uno de los suyos en representación de Illinois. Éste es el cambio en el que pueden creer”. (ABC. España)

"¿Recuerdan el lema? «Change you can believe in»: cambio en el que puedes creer. Ha llegado la hora de concretar ese cambio y a consecuencia de los nombramientos en la nueva Administración de Barack Obama, tenemos un buen número de ejemplos muy concretos. Para empezar su propio sustituto en el Senado. El responsable de designarlo, el gobernador de Illinois, está procesado por intentar vender el escaño al mejor postor.

Todavía en posesión de sus facultades, el martes pasado nombró a su amigo, el fiscal general de Illinois, Roland Burris, contra de la voluntad de su partido y sus compañeros del Senado. Mas tiene la competencia para hacerlo. Vayamos a Nueva York. Allí Caroline Kennedy quiere el escaño senatorial de que dejará vacante Hillary Clinton -a quien ella apuñaló en la campaña electoral, apoyando a Obama. Las muestras de inexperiencia política de Kennedy son la única esperanza que ésta tiene de demostrar que no es una mera continuista de su tío Edward, enfermo terminal. Quien sí puede serlo es un próximo senador por Delaware.

Allí deja el escaño Joe Biden quien pasa a ser Vicepresidente -y por ende, presidente del Senado. Biden logra dejar el puesto a su asistente, Ted Kaufman, para que lo caliente los dos años que le quedan de servicio en los marines a Beau Biden -sí, un hijo- quien después asumirá este negocio que es familiar desde hace 36 años. Exactamente lo que hizo John Kennedy cuando asumió la Presidencia y su escaño fue ocupado durante catorce meses por un fiel amigo, Benjamin A. Smith II.

Desde entonces -46 años ya- es propiedad de Ted Kennedy. Y no olvidemos Colorado, donde el próximo secretario del Interior, Ken Salazar, ha logrado que el gobernador Bill Ritter -uno de los suyos, sin matices- nombre para sustituirle en el Senado a… ¡su hermano! John Salazar será el nuevo senador. Así que, un Salazar sucede a otro en Colorado. Un Biden sucederá a otro en Delaware. Una Kennedy intenta sustituir a una Clinton en Nueva York y un gobernador corrupto impone a uno de los suyos en representación de Illinois. Éste es el cambio en el que pueden creer".

Artículo publicado en ABC (España)

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil