La reestatización del sistema jubilatorio argentino

Infolatam
Buenos Aires, 21 de octubre de 2008
Por Santiago Lacase

“…En un año electoral, y en el 2009 habrá elecciones legislativas de medio término, todas las acciones del gobierno estarán vinculadas -se den en ese contexto o no- a la política puramente electoral; y ésta medida podría leerse en la misma línea. Todavía no sabemos cómo impactará en la opinión de la gente, pero sí sabemos que esta medida ayudará a un gobierno con necesidades de fortalecer sus recursos en la antesala de un año electoral y en medio de una crisis financiera internacional.”

El gobierno argentino podría anunciar hoy la desaparición del sistema de jubilación privada a cargo de las administradoras de fondos de pensiones y jubilaciones (AFJP) y el regreso al sistema estatal.

El actual sistema de jubilaciones y pensiones se creó en 1993 a través de la ley 24.241, durante el gobierno de Carlos Menem, tomando como ejemplo el régimen de capitalización chileno. Este sistema, que fue presentado como el fin del descalabro estatal en materia de jubilaciones y pensiones, comenzó operando con 26 AFJP. Pero no duró mucho la no injerencia estatal en el sistema, ya que en el 2001 el entonces ministro de economía Domingo Cavallo, bajo el gobierno de Fernando de la Rua, obliga a las AFJP a comprar letras del tesoro argentino para financiar parte del déficit fiscal del momento.

En febrero del 2007 el gobierno de Nestor Kirchner establece por ley la libre opción jubilatoria, por la cual se podía optar entre el sistema privado o estatal. De hecho, Nestor Kirchner fue uno de los primeros en volver al sistema estatal.

El gobierno de Cristina Fernandez de Kirchner podría poner fin al sistema privado de jubilaciones y pensiones que rigió durante todos estos años, argumentando la crisis por la que atraviesan las AFJP. Crisis que se manifiesta en una importante pérdida de capitales, producto del manejo de sus fondos y de la crisis financiera internacional. Esta decisión también se produce en un contexto de mayor intervención de los estados en la economía.

El argumento del gobierno, si bien en lo formal es real, no toma en cuenta que tanto el gobierno de De la Rua como el de los Kirchner han obligado a las AFJP a comprar bonos públicos, que han sufrido un gran desgaste a raíz de la crisis global. También se presentará la medida como parte de la tendencia global de mayor participación del estado en la economía. En éste punto cabe destacar que el gobierno de Nestor Kirchner inició éste camino tiempo atrás, con la estatización del correo argentino, de la compañía francesa de aguas y más recientemente con Aerolíneas Argentinas.

La noticia tuvo un importante impacto ya que tiene en cuenta el protagonismo que poseen las AFJP en el mercado local. Hoy son de hecho los inversores más constantes y estables del mercado. Y precisamente la lectura de la noticia por parte del mercado no fue buena: en un día donde los mercados mundiales tendieron a la suba, el Merval y los bonos argentinos cayeron, además de subir el riesgo país.

El gobierno podría tomar esta medida pensando en sus necesidades de financiamiento para los próximos dos años. La suma del stock y los flujos del régimen de capitalización permitirá al tesoro argentino despejar sus necesidades de financiamiento sin tener que recurrir al mercado de capitales ni al FMI.

Si la intención del gobierno es enviar un proyecto de ley al Congreso Nacional, hay que esperar una discusión ardua del mismo, ya que todo el arco opositor se ha manifestado en contra de la medida. Desde que gobierno nacional perdió la votación en el Congreso de la resolución 125 sobre las retenciones móviles al sector agropecuario, el poder legislativo se ha vuelto un lugar menos confortable de lo que supo ser durante los cuatros años de gobierno de Nestor Kirchner.

En un año electoral, y en el 2009 habrá elecciones legislativas de medio término, todas las acciones del gobierno estarán vinculadas –se den en ese contexto o no- a la política puramente electoral; y ésta medida podría leerse en la misma línea. Todavía no sabemos cómo impactará en la opinión de la gente, pero sí sabemos que esta medida ayudará a un gobierno con necesidades de fortalecer sus recursos en la antesala de un año electoral y en medio de una crisis financiera internacional.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil