Chávez, bufón y dictador

Infolatam
Madrid, 10 de noviembre 2007
Por Consuelo Álvarez de Toledo

(Especial para Infolatam) “…. Chávez confunde una Cumbre de estadistas con una feria de matones. Dispuesto a imponer su permanente reelección, a cerrar los medios de comunicación que osen oponerse, repartiendo dólares con aire de un nuevoriquismo populista, se permite el hombre dar lecciones de democracia. Lo malo es que nadie levantó la voz para recordar sus atropellos. Salvo el Rey, claro”.

Las bufonadas del descriteriado Hugo Chávez en la cumbre Iberoamericana que ayer se clausuró en Santiago de Chile ensombrecen el fondo de una reunión con un importante contenido político. Es el peligro que tiene este tipo de político-payaso capaz de disolver lo que de positivo puede haber en tan importante concentración de los Jefes de Estado y de gobierno de Latinoamérica.

La culpa, en parte, es de los medios de comunicación que prestamos demasiada atención a las zumbas de quienes como Hugo Chávez están encantados de haberse conocido representando un papel lamentable. Infolatam ha intentado no caer en la tentación, no hacer el juego al histrionismo zafio y vacuo del presidente venezolano. Pero cuando las cosas toman el cariz que tomaron ayer, provocando que el Rey don Juan Carlos se marchara del plenario, es que ya se trata de algo más que de una payasada. En puridad, al que le hubiera tocado plantarse es al presidente español, R. Zapatero, que se limitó a expresar la inconveniencia de las palabras de Chávez, previo marcaje de distanciamiento con el expresidente Aznar, otra vez agredido por el histriónico presidente de Venezuela.

Obsesionado el militarote por ser el sucesor de Fidel Castro, asumió Chávez desde el primer momento la estrategia barata de la estúpida curiosidad por si asistía o no a la cumbre. ¿Es que alguien se cree que de verdad le importan a Chávez los violentos sucesos ocurridos en Caracas con motivo de la manifestación de los estudiantes? Estaba claro que Chávez asistiría a la Cumbre, porque no se podía perder tal escenario para montar el numerito.

Claramente: hemos salido perdiendo. Porque Fidel Castro era otra cosa. Dictador, desde luego, pero otra cosa. Pesado donde los haya – en una rueda de prensa con Castro, en La Habana yo me quedé dormida de lo aburrido que era- Castro no es zafio, ni tampoco ridículo. Así que llegó el de Venezuela a la Cumbre,con su protagonismo bien pensado, y actuó como elefante en cacharrería, poniendo sus patas dialécticas sobre la mesa presidida por Michelle Bachelet, tirando por tierra el trabajo que con tanto cuidado había desarrollado la presidencia de Chile.

La gran mayoría de los presidentes y jefes de gobierno elogiaron al Rey de España. “Es el que mas veces ha venido”, dicen algunos oficiosos. Algo lógico si se tiene en cuenta que el Rey no está sujeto a elecciones cada equis años. Pero en fin, esta cumbre no ha sido precisamente fácil para el Jefe del Estado español, comenzando por el desaire uruguayo al poner en marcha la papelera Botnia, justo cuando se esperaba una reunión tripartita . – don Juan Carlos, Kirchner, Vázquez – para arreglar el conflicto, y terminando con las embestidas de Ortega, Chávez y Lage contra empresarios y dirigentes españoles.

Hugo Chávez confunde una Cumbre de estadistas con una feria de matones. Dispuesto a imponer su permanente reelección, a cerrar los medios de comunicación que osen oponerse, repartiendo dólares con aire de un nuevoriquismo populista, se permite el hombre dar lecciones de democracia. Lo malo es que nadie levantó la voz para recordarle sus atropellos. Salvo el Rey, claro. Y es que Don Juan Carlos lleva una temporadita difícil y da la sensación de que actúa con el convencimiento de que “hasta aquí hemos llegado”. Véanse si no las caras que tienen todos ellos en los vídeos que hoy publicamos.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil