Venezuela: estudiantes y oposición marchan contra la reforma de Chávez

Hugo Chávez, volvió a criticar duramente a la jerarquía católica por su postura contraria a la reforma constitucional.

Infolatam
Carcas, 1 de noviembre 2007

 Estudiantes universitarios y sectores políticos y gremios opositores marcharon ayer hasta la sede del Poder Electoral en rechazo del proyecto de reforma constitucional. Hugo Chávez, volvió a criticar duramente a la jerarquía católica por su postura contraria a la reforma y aseguró que si Cristo viviera, “sacaría a latigazos” a los obispos y cardenales venezolanos.

Las claves

  • Los obispos anunciaron el pasado lunes que acusarán a Chávez y a los "curas chavistas" ante el Papa Benedicto XVI, por "los insultos" que les han dirigido por criticar la reforma constitucional.

La movilización, convocada por líderes estudiantiles universitarios, salió cerca del mediodía desde la Plaza Rectorado de la Universidad Central de Venezuela (UCV-pública), en el centro de Caracas, y pretende llegar hasta la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE). Estaba previsto que una comisión estudiantil se reuniera con la directiva electoral para pedirle que el referendo popular sobre el proyecto de reforma constitucional, previsto el próximo diciembre, sea aplazado hasta febrero de 2008, a fin de que la población conozca el contenido de la propuesta oficialista.

El secretario general de la Federación de Centros Universitarios (FCU), Ricardo Sánchez, afirmó poco antes del inicio de la marcha que "la idea es manifestar el profundo rechazo" del sector universitario a la reforma constitucional de 69 de los 350 artículos de la Carta Magna Bolivariana de 1999.
Los alrededores de la sede del Poder Electoral se encuentran fuertemente resguardados por contingentes antidisturbios de la Guardia Nacional (GN-policía militarizada).

El pasado 23 de octubre una marcha de estudiantes universitarios en rechazo de la reforma que intentó, sin éxito, llegar hasta la sede del Parlamento, culminó con escaramuzas entre los manifestantes y la policía.

Chávez presentó ante la Asamblea Nacional (AN), el pasado 15 de agosto, un proyecto de reforma constitucional de 33 artículos, que fue ampliado a 69 por el pleno legislativo, de 167 miembros, todos afectos al gobierno debido a que la oposición no se presentó en las elecciones de 2005. Sectores de oposición rechazan la reforma por considerar que otorga poderes "imperiales" a Chávez, y califican de "ilegal e inconstitucional" la ampliación del proyecto por parte del Parlamento unicameral.

Entre las propuestas de reforma constitucional aprobadas en la AN figuran la posibilidad de que el presidente vaya a la reelección las veces que quiera y la reincorporación de la figura del "estado de excepción" en condiciones de grave riesgo para el país, presente en anteriores constituciones pero no incluida en la de 1999. Otros cambios en la Carta Magna incluyen la posibilidad de configurar un nuevo ordenamiento territorial, la jornada laboral de seis horas y un nuevo concepto de la propiedad que, además de la privada, incluya la estatal, la social, la comunal y la popular. La iglesia católica venezolana tambien se ha manifestado contraria a la reforma,

"Ahí está la jerarquía católica, otra vez, poniendo la torta ante la Historia venezolana, pero allá ellos, allá los señores obispos, allá el señor cardenal!", declaró Chávez en un acto oficial en Caracas. La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) calificó el pasado 19 de octubre de "moralmente inaceptable" el proyecto de reforma constitucional impulsado por el mandatario, debido a su carácter "excluyente" y restrictivo de las "libertades".

"Si Cristo estuviera vivo aquí, presente físicamente, los sacaría de allá, a latigazos, estoy completamente seguro. Pero allá ellos, que, como dice la canción, 'tropecé de nuevo con la misma piedra'.¡La misma piedra, la misma miasma, para ser más claros!", dijo Chávez, defensor del socialismo del siglo XXI. Agregó que con su posición contraria a la reforma, los obispos y el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa, demuestran que "no aprenden" y que "perdieron la capacidad de razonar", por lo que pidió a "Dios que los perdone".

Los obispos anunciaron el pasado lunes que acusarán a Chávez y a los "curas chavistas" ante el Papa Benedicto XVI, por "los insultos" que les han dirigido por criticar la reforma constitucional.

Etiquetas:

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil