El BBVA concluirá la integración de sus 2 nuevos bancos en EE. UU. antes de plantearse nuevas compras

El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) negocia la compra del Texas Regional Bankshares. En la imagen, Francisco González, presidente del BBVA

Infolatam/Efe
Madrid, 13 de junio, 2006

El BBVA se centrará durante este año y buena parte de 2007 en integrar sus dos nuevas adquisiciones en Estados Unidos, Texas Regional y State National, y por ello durante todo ese periodo no tiene previsto plantearse nuevas adquisiciones en el país americano.

Así lo afirmó hoy el director financiero del grupo, Manuel González Cid, en una presentación con analistas, en la que explicó que el grupo está “muy contento” y satisfecho con la presencia alcanzada en el estado de Texas, que es un mercado “atractivo e interesante”, con gran potencial y con un Producto Interior Bruto (PIB) similar al de España.

Aunque de manera inmediata no tiene previsto realizar nuevas operaciones, el grupo español mantiene su intención de crear una “gran franquicia en Estados Unidos”, como aseguró ayer su presidente, Francisco González, quien definió estas dos compras como un “paso decisivo” en su proyecto de expansión en Estados Unidos.

El BBVA pagará 2.092 millones de euros por ambas adquisiciones, que le permitirán triplicar su tamaño en el estado tejano, del que controlará el 3 por ciento del mercado financiero, con unos activos de 12.583 millones de dólares, depósitos por importe de 10.134 millones, créditos por 7.252 millones y una red de 166 oficinas.

De esta manera, los activos del BBVA en Estados Unidos supondrán el 7 por ciento del grupo -el 5 por ciento hasta ahora-, en tanto que los beneficios representarán el 4 por ciento del total -frente al 1 por ciento actual-, pues se elevarán a unos 152 millones de euros en 2006 (incluido Laredo).

El director financiero del grupo destacó hoy que las dos entidades compradas son absolutamente complementarias, tanto geográficamente como por tipo de negocio, y además no se produce prácticamente ningún solapamiento entre ellas.

Los planes del BBVA pasan por conseguir unas sinergias totales de 61,5 millones de dólares (unos 50 millones de euros) en cinco años, de los que 35,2 millones de dólares (unos 28 millones de euros) procederán de incrementos de ingresos y 26,3 millones (unos 22 millones), de ahorros de costes.

La entidad tiene previsto también un desembolso de unos 10,2 millones de dólares (algo más de 8 millones de euros) en costes de reestructuración.

La operación será positiva para el beneficio por acción del BBVA desde 2007, lo que supone una “buena noticia para los accionistas”, dijo el ejecutivo.

González Cid se mostró muy satisfecho con el precio acordado en la operación, que consideró “en línea” con lo abonado en la región por operaciones similares, y destacó que la adquisición se pagará en efectivo con las plusvalías obtenidas por la venta de sus participaciones en BNL y Repsol YPF.

Este modo de pago, dijo González Cid, “es otra prueba de que nuestra estrategia se basa en centrar nuestros activos en el negocio bancario, que es lo que realmente sabemos hacer”.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil