Presentan el primer tomo de Obras Completas del uruguayo Juan Carlos Onetti

Juan Carlos Onetti, de quien se acaba de publicar el primer volumen de sus "Obras completas".

Infolatam
Madrid, 6 de junio 2006

Con la intención de saldar “la gran deuda” que la lengua española tenía con el uruguayo Juan Carlos Onetti (1909-1994), la editorial Círculo de Lectores-Galaxia Gutenberg ha acometido la publicación de las Obras completas de un autor que unió como nadie vida y literatura y cuya importancia crece conforme pasa el tiempo.

Las claves

  • "Vivo porque escribo", decía Onetti.

Juan Carlos Onetti: Balada del Ausente

El análisis
Juan Carlos Onetti

Juan Carlos Onetti

“No me des conciencia, grito, necesidad ni orden.
Estoy desnudo y lejos, lo que me dejaron
Giro hacia el mundo y su secreto de musgo,
Hacia la claridad dolorosa del mundo,
Desnudo, sólo, desarmado
bamboleo mi cuerpo enmagrecido”

Este primer volumen, que contiene las cinco primeras novelas de Onetti, lleva ya unos tres meses en las librerías, pero sólo hasta hoy, en la Feria del Libro de Madrid, pudieron reunirse para presentarlo su viuda, Dolly Onetti; la directora del proyecto, Hortensia Campanella[/b, el coordinador editorial, Ignacio Echevarría, y el escritor Luis Mateo Díez, miembro destacado del "club de fanáticos" del autor de "El astillero".

Onetti "es un escritor crucial, un francotirador de la lengua. Figura, junto con algún otro escritor, en la cima de la literatura hispana del siglo XX", dijo Mateo Díez.

"Vivía para escribir". Fue "un escritor de raza que se ha convertido en referente ineludible para cualquier autor posterior", afirmó Campanella, mientras que su viuda aseguró que "su lema era que la realidad lo dejara en paz para poder dedicarse a la ficción".

Estas son algunas de las afirmaciones que desgranaron hoy los presentadores al explicar "la necesidad imperiosa" que había de emprender la publicación de las Obras Completas de quien fue "precursor y artífice de la gran eclosión de la novela latinoamericana durante la segunda mitad del siglo XX", como se afirma en la introducción del volumen.

La idea del proyecto surgió en 2004, al cumplirse diez años de la muerte del escritor uruguayo. Onetti, dijo Echevarría, ha estado presente en el mundo editorial "de un modo inconsecuente y disperso", debido en parte a esa afición que tenía de "desentenderse de los manuscritos" de sus libros. "Los rompía en cuanto estaban pasados a limpio", apostilló Dorothea Muhr, más conocida por Dolly Onetti.

Convenía por tanto "hacer una revaluación crítica de su obra, ordenar y fijar sus textos", y una vez realizada esa labor por cuantos intervienen en el proyecto, ha sido fácil comprobar "la unidad impresionante y la coherencia portentosa que hay en su obra, no sólo en lo relativo a sus temas y estilo, sino también a unos personajes a menudo recurrentes que se entrecruzan en ese espacio mítico de la ciudad de Santa María", señaló Echevarría.

El único precedente de estas Obras completas es la edición publicada en 1970 por la editorial Aguilar de México, que a la fuerza tenía que ser incompleta porque aún no habían visto la luz las novelas y textos posteriores a esa fecha.

Onetti no fue un escritor demasiado prolífico, y la prueba es que toda su obra, incluidos los textos dispersos y artículos periodísticos, cabrá en tres volúmenes de unas mil páginas cada uno.

En el primero, dijo Campanella, directora del Centro de Cultura Española de Montevideo, "está ya todo Onetti", desde la inaugural "El pozo" (1939), en la que "se encuentra la semilla de lo que vendría luego", hasta "Los adioses" (1954), la novela "que más amaba Onetti", pasando por "La vida breve" (1950), novela fundacional en la que se perfila la mítica ciudad de Santa María, el escenario en el que luego se desarrollarán buena parte de sus relatos.

Incluye también el primer volumen "Tierra de nadie" (1941), una de las primeras novelas latinoamericanas en la que la gran ciudad cobra protagonismo; "Para esta noche" (1943), redactada bajo el impacto de la guerra civil española, y los fragmentos recuperados de "Tiempo de abrazar", novela escrita en 1934 y más adelante perdida, hasta que treinta años después aparecieron los primeros capítulos.

"Vivo porque escribo", decía Onetti. "Vivía para escribir", ratificó hoy Campanella, quien señaló que al publicarse el testamento literario del narrador uruguayo, "Cuando ya no importe" (1993), "de alguna manera sospechamos que se estaba despidiendo de la vida".

Luis Mateo Díez calificó de "noticia memorable" la publicación de las Obras completas de Onetti, un autor que elevó de rango "la palabra narrativa" y en quien "resulta asombroso cómo alguien puede escribir cosas tan complejas con tanta naturalidad".

"Su obra es tan extremadamente misteriosa y hermosa que uno puede perderse en ella. El alma es lo que late en los personajes fantasmales de sus novelas. Es un escritor crucial", aseguró Mateo Díez.

Un prólogo del escritor mexicano Juan Villoro, para cuya generación Onetti fue "el perfecto héroe de la renuncia"; una emotiva evocación de la figura del escritor hecha por su viuda, y una amplia introducción a la vida y obra del escritor realizada por Campanella completan el volumen presentado hoy.

El segundo tomo, que contendrá novelas como "El astillero", "Juntacadáveres" o "Cuando ya no importe", se publicará a finales de 2006, y el tercero, que reunirá los cuentos, artículos y textos sueltos, saldrá a finales de 2007.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil